Las últimas transoceánicas a válvulas, la Zenith H500 y 600

Continuando con esta serie de la compañía Zenith, hoy vamos a ver las últimas transoceánicas que salieron con válvulas, exponentes que tuvieron su lugar en el segmento premium y que fueron fuente de innovación que perduró por algunas décadas más.

Zenith Trans-Oceanic H500 junto a Y600

En el aspecto exterior ambos modelos se parecen y evolucionan del modelo 8G005, siendo en la línea de tiempo el H500 predecesor de las 600 (L600, R600, T600, Y600, A600, B600).

En mayo de 1951 la H500 reemplaza a la G500 que tenía dos años en el mercado. Para 1953 en el mercado de las trans-oceanicas se enfrentan RCA y Hallicrafters, Zenith responde con el lanzamiento de la serie 600.

Estos modelos tenían en común un gabinete de madera cubierta por una tela vinílica (Tolex) que las hacía muy resistentes a las inclemencias del tiempo y la convirtieron en un sello distintivo. Los herrajes eran todos de bronce.

En la H500 el dial sigue el diseño habitual para la época que simula un horizonte de avión.

Zenith Trans-Oceanic H500

Con 7 bandas se cubre el espectro desde las frecuencias de broadcasting estándar (530Khz a 1600Khz) hasta la banda de 16 metros (18Mhz). Se incluyen 4 switchs con filtros de audio que ayudan a limpiar el sonido de ruidos cuando la recepción lo requiere.

El modelo 600 incluye mejoras como la salida para auriculares en el frente e iluminación del dial generada a partir de una pila exclusiva. En la antena magnética (WaveMagnet) también hay diferencias, el diseño de la misma del modelo 600 fue el que luego se siguió usando para los trans-oceanics de estado sólido Royal 1000 y Royal 3000.

Zenith Trans-Oceanic Y600 con su manual de usuario
Antena magnética del modelo Y600 colocado sobre la manija de transporte
Antena magnética en su receptáculo de guardado
Guía incluida de frecuencias y usos horarios modelo Y600
Control de luz y auriculares del modelo Y600

Ambos modelos incluían la posibilidad de alimentarse tanto desde la corriente de red (CA o CC) como de baterías. Un accesorio para multitensión (220/240 ) podía insertarse en el zócalo a fin . El modelo 600 tenía un enrollador del cable de alimentación automático muy práctico. En el mismo, para la iluminación del dial se usaba una batería de 1.5V.

Enrollador de cable y ficha para la batería del modelo Y600
Replica de batería de 1.5V para la iluminación del dial del modelo Y600

En el aspecto electrónico ambos chasis son similares, con algunas sutiles diferencias que hacen al modelo 600 un poco mejor. Una novedad para la época era el uso de un rectificador de estado sólido de selenio que otorgaba una eficiencia realmente superior a los tradicionales tubos rectificadores.

Rectificador de Selenio (azul) del modelo Y600

El conjunto de válvulas usado eran el máximo exponente de la calidad, todas de calentamiento directo lo que hacía que el encendido del equipo fuese instantáneo. En la sección FI se usaba el 1U4, como detector y previo de audio se usaba 1U5 (en las primeras versiones 1S5) y como salida de audio se usaba el 3V4.

No me olvidé de la etapa osciladora conversora, aquí radica la verdadera potencia receptora de este equipo, el venerado 1L6 un conversor pentagrilla ultra eficiente de características militares.

Válvula 1L6 de la Zenith Trans-Oceanic

Como todo receptor que se precie de alta calidad se incluye una sección amplificadora de RF sintonizada con una válvula 1U4.

Los primeros modelos de H500 incluían en su tapa posterior un soporte para todo un juego de válvulas de repuesto y un par de ventosas para montar la entena magnética sobre la ventana de un tren.

Interior modelo H500 donde se aprecia el soporte para válvulas de repuesto

Un faltante, a mi criterio, es una válvula o instrumento indicador de señal (algunos incluían un “ojo mágico” y otros un amperímetro electromecánico) que resulta un accesorio esperable en este segmento de radios.

La diferencia más significativa de los modelos 600 respecto al 500 es que el primero incluye una “válvula” extra, el 50A1. Llamar válvula al 50A1 es técnicamente un tanto exagerado, no tiene ninguno de los elementos de una válvula como tal salvo por su ampolla de vidrio. Se trata de un extremadamente delgado (y frágil) filamento de hierro dentro de una atmosfera de hidrogeno. Su uso en la serie de filamentos generaba una estabilización en la corriente de los mismos lo que le confería al receptor mejor estabilidad de funcionamiento en redes de alimentación inestables.

Tengamos en cuenta un par de cosas, esta válvula es muy delicada mecánicamente, su filamento es difícil de ver a simple vista y cualquier golpe con el mismo caliente es candidato a cortarse. 

A la izquierda, válvula 50A1

Durante la calibración de estas radios me encontré con una sorpresa en su diseño, algo que seguramente ha pasado desapercibido para la mayoría de los técnicos pero que fue parte del diseño original.

Como es sabido, en todo receptor superheterodino existe un oscilador local (OL) que se mezcla (mixer) con la señal sintonizada para producir la frecuencia intermedia (FI). 

En prácticamente la totalidad de los equipos que han llegado a mis manos la regla que se sigue es:

Fosc = Fsin + FI

Lo que resulta en un oscilador local siempre oscilando a una frecuencia superior (en este caso 455Khz por encima) a la de la emisora sintonizada.

Como consecuencia de esto, la Fimg (frecuencia imagen, no confundir con frecuencia intermedia FI) que aparece en el receptor corresponde con una transmisión ubicada a 2xFI (2 veces la frecuencia intermedia). Por ejemplo: en el caso de la banda de AM comercial, cuando se sintoniza una emisora de 610 Khz también puede aparecer en la recepción una emisora que se encuentre en en 1520Khz (610Khz + 2x455Khz). Para mitigar este efecto está el circuito sintonizado de antena que hace que la posible recepción en la Fimg se vea muy atenuada.

Espectro de una señal modulada en AM

La Zenith Transoceanic en principio no es la excepción a este diseño y tanto en las bandas de onda media como las de 2-4Mhz y 4-8Mhz funcionan de esta forma. Pero para mi sorpresa, el resto de las bandas de frecuencias superiores funcionan al revés, o sea con el oscilador local oscilando por debajo de la frecuencia sintonizada. Esto, aunque poco común, es completamente válido y desde el punto de vista técnico la única ventaja que pienso puede tener es que al oscilar a una frecuencia más baja se puede ganar algo (muy poco) en la sensibilidad y estabilidad. Una consecuencia inmediata es que las emisoras ubicadas en la frecuencia imagen (el efecto es más notorio en onda corta que en onda media debido a que la separación relativa de ambas señales es menor) ahora se encuentran en la parte inferior de la banda. Este detalle de diseño solo le he visto mencionado en el manual de servicio de la versión militar (R-520/URR) y puede ocasionar alguna duda en el técnico que realice una calibración a conciencia.

Durante el proceso de calibración del modelo Y600

Conclusiones

Funcionando, ambos equipos no tienen diferencias notorias, al margen de que el formato del dial del modelo 600 le confiere una lectura más fácil y precisa. La recepción es muy buena en todas las bandas, los controles de tonos son útiles para atenuar el ruido de fondo en las emisoras de baja potencia. El volumen es fuerte y claro. El acabado estético inmejorable. Todas estas virtudes hacen de los trans-oceanicos de Zenith una de las piezas más valoradas de cualquier colección.

Restauración modelo H500
Restauración modelo Y600

Si necesitas información para tu restauración no dejes de visitar las secciones de Esquemas o Bibliografía,  también puedes hacer una pregunta al Foro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.