El venerado o despreciado Wincofón

En el corazón de los argentinos el Winco ocupa un lugar central que sin duda se ha ganado a lo largo de las décadas, aunque esa misma fama le ha generado también algunos férreos detractores. Vamos a analizar someramente la electrónica y la mecánica del modelo más popular, el W2050 con amplificador a válvulas para ver si podemos separar los mitos de los hechos. Pero antes, un poco de historia.

Publicidad Wincofón

La empresa Winco se funda en 1954 con una pequeña planta ubicada en Ramos Mejía (provincia de Buenos Aires), siendo sus dueños Raúl Vega y Dante Poleno y con una idea clara, producir en el país equipos de audio de buena calidad. Para ello, Vega, viajó a Estados Unidos con la premisa de obtener un acuerdo con la firma V-M Corporation (Voice of Music Corporation) que era especialista (y quizás la empresa más grande del mundo) en cambiadores de discos (tocadiscos) y que cuyos diseños eran incorporados por prestigiosas marcas como Zenith o Motorola. Así que tranquilamente podríamos decir que el ADN (para no decir copia que queda mal) del Wincofón está en los tocadiscos de esta empresa norteamericana.

Publicidad Wincofón

Para 1958, la empresa se estaba ampliando con una nueva planta en Ciudadela, produciendo sus bandejas giradiscos no solo para su propia comercialización sino también para otras marcas locales como Ken Brown, Philco, General Electric, etc. Su porfolio de productos también incluía grupos electrógenos y pequeños motores, vamos que parecía que las continuas crisis argentinas no hacían más que hacer crecer la empresa.

Para 1968, la empresa exportaba sus tocadiscos a casi toda Sudamérica y con el punto álgido de producción de 27000 bandejas al mes se abre una tercera planta de producción. Pero, la maquinaria de devorar empresas estatal hizo su aparición en 1973 y a partir de ese punto ya nada pudo salvarla, ni siquiera los cambios de directorios. La empresa comenzó a producir a pérdida y vio su final en 1980.

Publicidad Wincofón

En 2003 la marca tuvo un resurgimiento, pero ya no como la gran fabricante de equipos que solía ser sino más bien como una estrategia de marketing para vender productos chinos bajo una imagen familiar.

Lo que comúnmente conocemos como “el winco” en realidad no fue un solo producto sino más bien una serie de equipos que evolucionaron conforme la tecnología y la demanda lo requería. Así, comenzamos con el W2050 (E2050), con amplificador monofónico a válvulas para pasar a versiones a transistores, estéreo y que incluían radio (combinados).

En general, todas las versiones tenían en común la bandeja giradiscos cuya mecánica, aunque eficiente y efectiva, no estaba libre de problemas.

Está claro que la bandeja funcionaba bien mientras era nueva y su construcción era robusta y hasta sobredimensionada en algunos aspectos por lo que la mayoría de los problemas que se le achacan son en realidad fruto del desgaste luego de años de uso (y abusos) y de creativas formas de “mantenimiento correctivo” por parte de los usuarios que terminaba en un desastre.

Hagamos un repaso rápido de algunas funciones que suelen ser fuente de problemas luego de los años.

El plato no gira, gira erráticamente o la velocidad no es la correcta:

El mecanismo de transmisión no por sencillo está libre de problemas, consta de un motor de 220Vca con un eje escalonado para las distintas velocidades y una polea de goma que transmite el giro directamente al plato.

El motor no suele presentar problemas salvo que esté quemado, en ese caso se reemplaza o se rebobina. Recordemos que es de 220V. Pero dicho motor esta soportado a la bandeja con sendos bujes de goma a fin de no transferir vibraciones que con el tiempo se rompen. Estos bujes en mal estado hacen que el motor quede más bajo, quede inclinado o inclusive quede suelto generando falta de torque en el plato o velocidades incorrectas. La buena noticia es que se pueden conseguir en Mercado Libre.

La falta de fuerza y velocidad en el plato a menudo también se debe a un desgaste de la polea de goma de transmisión. La misma se cristaliza con el paso del tiempo y pierde “grip” patinando y haciendo que el plato no tenga fuerza. También se consigue en Mercado Libre.

Existe un tornillo de ajuste de la altura de esta polea, pero antes de tocarlo asegúrese que todo lo demás está bien.

Demás está decir que el plato debe girar libremente, liviano y sin roces en todo su recorrido por lo que si el buje del eje está sucio o corroído será necesario limpiarlo y dejarlo sin óxido para luego lubricar sutilmente.

OJO CON LA LUBRICACION. He visto acciones completamente irracionales al respecto, desde personas que pusieron aceite por todos lados como si fuese una caja de transmisión de un auto hasta otras que han probado con vaya uno a saber que producto. El mecanismo NO LLEVA ACEITE de ningún tipo, salvo en algunos lugares puntuales como el buje del plato que “podría” colocarse una gota de aceite muy liviano o WD40, pero nada más. Tenga en cuenta que si este lubricante cae en la polea de transmisión el resultado es un desastre.

Vista polea de transmisión Winco

El automático no funciona:

Es el problema más frecuente y a veces tiene relación con el problema anterior. Muchos vendedores inescrupulosos optan por decir “es normal que no ande después de tantos años”.

El sistema tiene cierta complejidad que no puedo abordar aquí por falta de espacio, pero déjeme decirle algunos detalles. Primero, resista la tentación de meter lubricante, empeora las cosas. Resista la idea de modificar, doblar piezas metálicas o agregar “algo”, el mecanismo original tiene todo y de la forma correcta para funcionar correctamente.

Entonces, si no funciona y está en estado original, le sugiero que le realice una buena limpieza para eliminar óxido, polvo y grasa. Si usted se considera un héroe lo indicado sería sacar el mecanismo y lavarlo con kerosene, pero si es como yo, un simple mortal, un pincel y alcohol isopropílico al mecanismo colocado puede ser suficiente.

De nuevo, aquí hay piezas que cumplen funciones específicas como permitir que baje el disco, detectar el tamaño del mismo para mover el brazo al lugar correcto, detectar el final del disco para apagar el tocadiscos, etc., y no es mi intención hacer una descripción detallada de todos estos puntos.

El plato gira, pero no sale música, aunque hay ruido en el parlante

En este punto asumimos que el amplificador funciona, los problemas del mismo los abordaremos después.

El sonido se genera a partir de una cápsula fonocaptora, en los modelos más viejos de cristal y en los más nuevos de cerámica. La capsula de cristal (generalmente marca Ronette) tiene la desagradable costumbre de dañarse con la humedad y para peor de males, estos tocadiscos generalmente han estado arrumbados en lugares muy húmedos durante años. El principio de funcionamiento de la misma es como el del Magiclick (milenians abstenerse), un cristal de cuarzo que cuando se lo somete a presión, en este caso las vibraciones de la aguja, generan una diferencia de potencial entre sus caras. Cuando este cristal está humedecido simplemente no generará tensión alguna. En estos casos hay que cambiar la capsula, que también se suele conseguir en Mercado Libre, pero cuidado, la misma debe haber sido bien almacenada en un lugar seco, de lo contrario, por más que sea sin uso, tampoco funcionará.

Brazo Winco
Cápsula de cristal
Cápsula y pua

Por supuesto, antes de salir corriendo a cambiar la capsula, deberemos comprobar que las conexiones están bien. Hay unos finísimos cables que conectan la capsula y van por el brazo hasta la entrada del amplificador que producto del movimiento pueden estar cortados.

Mucho se ha criticado al Winco por ser un dañador serial de discos. Me temo que no todo aquí es cierto, pero tampoco es todo mentira. Las púas son el elemento de desgaste que deberían cambiarse digamos cada 100 horas de uso. Por supuesto, no conozco a nadie que lo haga. Así que cuando usamos una púa desgastada, además de empobrecer la calidad del sonido (algo que no es crítico en el Winco) estaremos desgastando nuestros preciados discos.

Pero si la púa en importante, lo realmente crítico es el ajuste de peso del brazo. Las bandejas profesionales tienen un mecanismo de contrapesos para regular de forma precisa y delicada este equilibrio. Pero en el Winco el ajuste es un poco más rústico, un resorte y una cremallera debajo del brazo regulan el peso con que la púa impacta en el disco. Un mal ajuste de este, un peso excesivo, terminará arruinando el disco.

No hay ningún sonido en el parlante

Bueno, aquí podemos intuir algún problema en la cadena de audio, pero por supuesto también puede ser el problema anterior.

Los Winco vinieron con amplificador a válvulas y a transistores tanto monofónico como estéreo. Los más viejos usaban dos válvulas. Bien simple. Una 6X4 como rectificadora y una ECL82 como triodo preamplificador y pentodo de potencia.

Esquema Winco W2050

En algunas versiones, la ECL82, es reemplazada por una PCL82, similares, pero no iguales ya que se diferencian en la tensión de filamento, 6V para la primera y 16V para la segunda. Supongo que en algún momento era más fácil y barato conseguir esta PCL82 (muy usada en los TV) que la ECL82 y por ello el fabricante decidió hacer una derivación más al transformador de alimentación con el objetivo de alimentar el particular filamento de está válvula.

Los problemas más frecuentes aquí suelen ser el capacitor de filtro de la fuente seco, que ocasiona un fuerte zumbido alterna en el parlante; la válvula 6X4 agotada o con baja emisión, con lo cual aparece un valor bajo de alta tensión de placa y que obliga a sustituirla. La ECL82 (o PCL82) también puede estar agotada, pero es menos frecuente; y el estado del transformador/parlante, que muchas veces es víctima de la humedad, los bichos y alguna que otra alimaña.

Amplificador y parlante Winco

En el caso de los amplificadores transistorizados es importante también verificar el estado de los capacitores de paso y por supuesto de los transistores.

Pero en general, los problemas electrónicos son de muy fácil resolución producto del extremadamente simple amplificador. Si, por otro lado, estamos ante un combinado con radio incluida, la cuestión puede ser ya más compleja.

Conclusiones:

Como dicen, “el diablo está en los detalles”. Un mecanismo tan sencillo esconde un montón de detalles que si no se tienen en cuenta conducen al fracaso, a un funcionamiento deficiente, y solamente hablamos de algunos problemas que más frecuentemente recuerdo. Muchas veces la solución no es tan lineal ni debido a un problema puntual, sino a una combinación de problemas y es la habilidad del técnico experimentado la que hace la diferencia.

Pero bueno, si han llegado hasta aquí es probable que sientan algún sabor a poco, y es verdad, no quise extender más la nota y no porque no se pueda ya que evidentemente hay muchísimo más que contar del Winco en todas sus variantes, sino, y principalmente, porque basta con escribir la palabra “wincofón” en google para ver la inmensa cantidad de artículos escritos, inclusive algunos de ellos con información valiosa. Entonces, ¿Qué puedo aportar yo que ya no se haya dicho? En realidad, muy poco. Y reconozco que éste ha sido el motivo que más me frenó a la hora de escribir la nota.

En el título de la nota hago referencia a lo venerado de este famoso tocadiscos y no merece mucha más explicación eso ya que los argentinos en general lo aman, pero también, y como casi cualquier cosa que es amada, hay un grupo de gente que lo ha despreciado y vapuleado. Nuevamente, como casi todo en la vida, no es ni una cosa ni la otra.

Seamos claros, el Winco no es un invento argentino, tampoco es el mejor tocadiscos de la historia, ni siquiera de Argentina. Es más, podríamos decir que es prácticamente una copia “argentinizada” de una bandeja de V-M Corporation. Pero claramente los jóvenes de esa época supieron adueñarse de el y convertirlo en un ícono.

Los tocadiscos existieron desde mucho antes, de hecho, desde antes de las radios, pero en los 60, este producto encajaba justo con una generación que buscaba salir de la opresión conservadora de las generaciones anteriores. Con el Winco la música estaba presente en todos lados, los discos de rock nacional y canciones alegres, con diseños multicolores podían escucharse en cualquier momento por poca plata. El Winco estuvo en el momento justo y en el lugar adecuado. Por eso mismo, cuando esa generación creció y requirió de productos más sofisticados, el Winco no estuvo a la altura y, sumado a los problemas políticos y económicos eternos de este hermoso país terminaron sellando su certificado de defunción.

Por lo tanto, el Wincofón, entra en la categoría de iconos argentinos, junto con la Noblex Carina, la 7 Mares, la Tonomac y otros tantos, a pesar de que desde lo tecnológico no había nada nuevo.

Disco Winco
Winco E2050 a válvulas
Winco maltrecho antes de reparar
Consejos para la restauración
Prueba Wincofon
Prueba con un disco de 78RPM

Si necesitas información para tu restauración no dejes de visitar las secciones de Esquemas o Bibliografía,  también puedes hacer una pregunta al Foro

Un comentario sobre “El venerado o despreciado Wincofón

  1. Avatar Alexis Etchepareborda

    16 abril, 2024 at 18:49 Responder

    Excelente. Hace un tiempo, Ernesto, un hombre grande de aca de mi pueblo, me contó que en su juventud (finales de 60, principios de 70s) acá en el pueblo no habia boliche o cosa parecida, entonces se juntaban en alguna casa y ponian música con un Winco y bailaban. Como lo que hoy swría un after con esos parlantes portátiles ja!!! Abrazo Lucas, gracias por tus aportes.

  2. Que tal Lucas, muy buenos tus informes sobre equipos historicos, muy completos y detallados. Mis felicitaciones. Soy tambien egresado de la UNMdp como ingeniero en electronica en el 92. Me gusta la restauracion de electronica Vintage y he reparado muchas radios, tv, combinados,etc. Respecto del wincofon, como decis es quiza una licencia para usar un mecanismo cambiadiscos venerable de la
    V-M. Como equipo de batalla y masivo funciona muy bien. No tiene la alta calidad profesional como un Dual, Magnavox, etc. Me refiero a que para que el automatismo no falle, a pesar de estar perfectamente limpio, el peso de ajuste del pick-up es de no menos de 6-7 gr. He ajustado algunas unidades de amigos a 4-5 gr, para que no gaste tanto los discos, avisandoles que deben tolerar algun que otro fallo de levante del pick up al final del disco. Como corolario final te comento que V-M tambien licencio a Grundig y Telefunken por principios de los 60 para incorporar en sus combinados bandejas automaticas con mecanismo identico a nuestro wincofon.
    Como por ejemplo la bandeja TW504 de telefunken. Poseo un combinado aleman Grundig con bandeja con este mecanismo y tuve que comprar el adaptador de 45 rpm, y aun V-M posee un representante que vende piezas que quedaron de stock.
    Muchas Gracias

    • Un lujo tenerte por acá colega y una vez más muchas gracias por tu aporte siempre con detalles muy constructivos. Un abrazo

  3. Avatar Alfredo M Serventi

    6 marzo, 2024 at 14:35 Responder

    Nada que agradecer Lucas tengo que agradecer los datos que paso de la zenith 7000 tengo una asi que me vinieron re bien muchos saludos Alfredo lu 3 eod

  4. Avatar Alfredo M Serventi

    5 marzo, 2024 at 14:11 Responder

    Que bueno como siempre Lucas felicitaciones quien no disfruto de un winco muchos saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.