Philadelphia Storage Battery Company, Philco

Philco es el acrónimo de Philadelphia Storage Battery Company, fundada en 1892 y pionero en los comienzos de la radio y televisión. Empleador de Philo Farnsworth, el inventor del tubo de rayos catódicos, el tubo de televisión.

En 1928 introdujo las primeras radios cuya construcción eran totalmente manual resultando en un producto asequible solo para los más adinerados. Inmediatamente se dio cuenta que los precios podían escalarse para un mercado masivo mediante la incorporación de técnicas de línea de ensamblaje que solo usaban la industria automotriz. Para 1934 había logrado un 30% del mercado de radios en USA.

Las radios Philco fueron notables por su economía de diseño sin sacrificar la calidad o durabilidad. En sus diseños de preguerra hay un marcado estilo Art déco empleando una variedad de maderas nobles. Entre sus diseños más populares, a Philco, se le adjudica ser el creador del modelo “capilla” o catedral.

Publicidad Philco de 1932 – Haciendo gala de su bajo precio

Para 1942, luego del ataque a Pearl Harbor y la consecuente entrada en la guerra por parte de USA, Philco, cesa su producción de radios para el público y pone toda su maquinaria industrial al servicio de la misma produciendo desde radios militares hasta radares y cristales para transmisores. Para principios de 1945 ya hacía planes para la posguerra con la introducción de modelos mejorados de FM y un salto hacia la televisión.

Anuncio Philco en su esfuerzo de guerra

A principios del año 2010 un amigo me ofreció comprar una maltrecha Philco PT6 que alguien en un “delirio restaurador” había arruinado tanto en su exterior como en la electrónica. Aunque pensándolo bien, quizás esa aberración que le habían colocado a modo de pintura terminó salvando la madera.

La Philco PT6 es una peculiar creación de 1942, justo antes de que todo cambiara para Estados Unidos, y eso es lo que la hace interesante y valiosa para mi colección.

Philco PT-6 Antes y después de la restauración
Etiqueta interna Philco PT-6

Tengamos siempre presente que Philco contaba con los mejores diseñadores de gabinetes de la época y aunque para esta fecha los modelos tipo catedral ya estaban en desuso la estética seguía jugando un papel primordial.

El gabinete de la PT6 es de maderas macizas, no terciados enchapados, sólida y noble madera. Gracias a eso pude rescatarla después de tanto sacrilegio.

Gabinete Philco PT-6 con la madera descubierta listo para laquear
Gabinete Philco PT-6 con la madera descubierta listo para laquear

Una vez quitadas las capas de vieja pintura, lijada y sellada, podría haber elegido aplicar una capa de laca nitrocelulósica como seguramente tuvo cuando salió de fábrica.

Sin embargo, me decanté por una técnica que se usaba en la época a nivel artesanal, a modo de homenaje, el lustrado con goma laca y muñeca.

La técnica de lustrado con goma laca es antiquísima. Podrán encontrar en internet miles de tutoriales (cada uno con su receta) sobre cómo aplicar y lustrar con goma laca. Fue muy usada antes de que aparecieran las pinturas y lacas sintéticas.

A modo de resumen les puedo decir que la goma laca es una especie de resina que segregan unos gusanos provenientes de India y que se comercializa en forma de escamas o polvo. Es un producto tan noble que se utiliza incluso en algunos alimentos. Las escamas de goma laca rubia (ABTN) se diluyen en proporciones específicas en alcohol etílico de alta pureza (como el usado en medicina) y se forma un líquido de color ámbar que se aplica con una muñeca (bollo de tela y algodón) siguiendo un patrón concreto. Una vez que se han aplicado varias capas (10 o más) se procede al lustrado también con la muñeca, goma laca y unas gotas de aceite. El resultado es un acabado perfectamente hermanado con la madera, de alto brillo, duro y a la vez frágil. La calidad de esta terminación depende mucho de la habilidad y la paciencia del lustrador, es por ello que queda restringido su uso a productos exclusivos. Los lutieres saben muy bien de que estoy hablando.

Philco PT-6 lustrada con goma laca
Philco PT-6 lustrada con goma laca
Philco PT-6 lustrada con goma laca

Por fortuna, tanto la tela del parlante como la serigrafía del dial y perillas estaba en excelente condición. Algo que sin duda debemos mirar muy bien al momento de adquirir una radio antigua con intenciones de restaurar.

Los más observadores quizás se estén preguntando “¿y cómo hiciste con el logo estampado en el frente?”. Bueno, dentro del cúmulo de habilidades que debe poseer un restaurador que se precie está la de manejar algún software de diseño y de tener los contactos necesarios para hacer ciertos trabajos que uno no puede. Con la ayuda de Photoshop dibujé el logo a partir de las fotografías originales y un buen amigo que se dedica a la serigrafía lo estampó en la madera.

Philco PT-6, detalle del logo

La electrónica no funcionaba y luego de la primera limpieza veo que una de las válvulas no coincidía con la especificada; alguien, quiero pensar con buenas intenciones, reemplazó el 7C6 (un doble diodo y triodo) responsable de la detección y preamplificador de audio por un 7E7. No se me ocurre cual fue el criterio para este cambio tan radical puesto que la 7E7 internamente tiene un pentodo y no se parece en nada a la original, difícilmente podrían haberla hecho funcionar aun cambiando el cableado (porque el pinout es distinto).

Chasis Philco PT-6 antes de ser restaurado

Todas las válvulas son de zócalo loctal a excepción de la 50L6GT de salida de audio con zócalo octal. Con el zócalo loctal hay que tener cuidado, los pines de conexión son cortos y finos y suelen ser generadores de falsos contactos.

Al cambiar la válvula 7E7 por la 7C6 original y limpiar cuidadosamente los zócalos y pines la radio comenzó a funcionar con algunos fallos, pero dando una buena señal de que no había mayores daños por la mala reparación.

Como es costumbre en estos receptores de tantos años fueron necesarios sustituir algunos cables cuya aislación se encuentra resquebrajada. Los capacitores de papel también tienen la costumbre de aumentar su capacidad y perder aislación con el paso del tiempo así que fueron reemplazados.

Chasis Philco PT-6 funcionando en su gabinete
Válvulas encendidas Philco PT-6

La calibración de este tipo de receptores de 5 válvulas y una sola banda es de las más sencillas y rápidas. En mi sección de tutoriales pueden encontrar un par de videos al respecto.

No me voy a cansar de repetir una cuestión válida para todos los trabajos de electrónica que hagamos, “si no es con seguridad no lo haga”. Es imperativo utilizar al momento de manipular el chasis un transformador de aislamiento ya que de lo contrario estaremos expuestos a una descarga potencialmente mortal. Ya hablaré más al respecto en una entrada dedicada.

Chasis colocado en la Philco PT-6
Chasis colocado en la Philco PT-6
Detalle logo y tela parlante Philco PT-6
Philco PT-6 terminada
Philco PT-6 terminada
Philco PT-6 terminada

Conclusiones

El diseño exterior de este pequeño receptor a mi criterio muy bonito, los diferentes tonos de madera lo hacen aún más atractivo y la combinación con el acabado de goma laca le da una calidez excepcional.

La sensibilidad es sorprendentemente buena, su antena de cuadro incorporada hace innecesario agregar una antena exterior aun para las emisoras más distantes y con ello también limita la captación de ruidos e interferencias típicas de un hogar de nuestros días.

El uso de un parlante ovalado le da muy buena sonoridad con bajos definidos y un cálido sonido típico de la 50L6.

Restauración de Philco PT-6

Bonus pictures

Aquí les dejo unas imágenes extras de otra Philco , 46-451, de la misma época que he restaurado para un familiar.

Etiqueta interna Philco 46-451
Dial Philco 46-451
Radio Philco 46-451
Tapa posterior radio Philco 46-451

Si necesitas información para tu restauración no dejes de visitar las secciones de Esquemas o Bibliografía,  también puedes hacer una pregunta al Foro

Enlaces

https://es.wikipedia.org/wiki/Philco

http://philcoradio.com/gallery2/1941b/#Model_PT-6

  1. Excelente trabajo. FELICIDADES!!

  2. Me encantó la página,de muy buen gusto y diseño. El museo de radios una belleza y muy interesante conocer parte de la historia de cada una de ellas.
    Super recomendable😉😊

Responder a Manuel Laplana Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.